Eres tú

¡Hola, personitas del Universo! Siento mucho compartir con vosotres esta entrada 5 días más tarde de lo que tenía previsto (!!), pero Selectividad llega pronto y después ya podré cumplir como os merecéis con los horarios que nosotras mismas hemos establecido para el blog (es decir, 1 entrada cada sábado ^^). Levantaré un altar de flores rojas para disculparme con Rush y, sin más dilación, os dejo con unas palabras que escribí hace tiempo y que me siguen llegando al corazón igual que antes. Espero que las disfrutéis ❤.


Photo by Vero Photoart on Unsplash


Eres tú quien me espera, quien me inspira, quien convierte mis noches en día. Eres esa luz que por las mañanas me invita a seguir, eres esa brisa que alivia mi asfixia. Eres un recuerdo lejano que nunca me dejará caer, pero eres eso, solo un recuerdo. Yo, aferrada al pasado, te dejé ir y me quedé quieta, mirando. Debí haber gritado o llorado, debí haberte agarrado con fuerza para retenerte a mi lado. Pero no fui capaz, o no quise, tuve miedo y dejé que el mundo girase y avanzase, dejándome atrás. Y ahora que es tarde, no puedo más que ver mi alma desesperarse en ese recuerdo que jamás volverá. Porque el tiempo pasa y el corazón olvida, a veces. Cuando quise darme cuenta, tu corazón ya volaba lejos, al lado del de otro que tal vez podría darte lo que yo, por estúpido temor, no te di.

El silencio congela a veces, en la soledad de la vida puede ser una barrera invisible entre tú y el resto de la humanidad. Y en esos casos es, también, tu único compañero, el único que no te dejará. Otras veces es un fuego que te abrasa por dentro hasta no dejar de ti más que unas resecas cenizas que jamás volverán a brillar. Dulce lluvia, dulce sol, un día llegasteis a mí y me guiasteis, ¿volveréis a hacerlo otra vez? Y aun así, no me siento digna de pedir ayuda, no me siento digna de merecerla.

Pero a pesar de lo equivocada que estuviese, de lo estúpido de mi comportamiento, sé una certeza. Y es que mientras no deje de luchar, mientras no deje de amar, mi corazón latirá y la esperanza no me abandonará. Entonces tendré un motivo para seguir adelante y cogeré la vida con mis manos, para no dejarla escapar nunca más.

Photo by Evan Kirby on Unsplash


Otras entradas que podrían interesarte ❤:
❧ Palabras

Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

  1. En primer lugar: gracias por ese altar de flores rojas (solo espero que sean rosas o amarilis ;D). Yo, por mi parte, estoy con construyendo... algo, quién sabe qué.
    Y en segundo lugar, transmites un mensaje esperanzador muy bonito con una narración tan delicada... que es imposible no amar esta entrada :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Rush. Ya sabes que tu apoyo me anima siempre a escribir :D. Y para mi escritora favorita, no podía faltar un altar a su altura. Todavía estoy esperando el templo que me debes ;).

      Besitos desde las tierras de la fantasía!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!

Entradas populares de este blog

La Serpiente Emplumada: el Dios traidor

XIII Premio Jordi Sierra i Fabra

Jak and Daxter