Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Parte 2/4: "Sufrimiento"

Imagen
¿Y qué hice cuándo mi corazón rompió en mil pedazos? Nada, no hice nada. Simplemente permanecí sentada en un rincón, sintiéndome a punto de estallar. En aquel instante era como una estantería abarrotada de libros; un libro más y todo se vendría abajo. Respiré hondo, intentando calmarme y retener las lágrimas, pero aquello solo empeoró la situación.
Quise obligarme a mí misma a centrarme en evitar el dolor, y entonces vino el sufrimiento. En tan solo un segundo, la realidad me embargó; no podría hacerlo, por mucho que lo desease. El mundo entero se detuvo para mí, a excepción del reloj de pared, que avanzó más deprisa que nunca. Pronto marcó aquella hora en la que no debía estar allí. Fue entonces cuando perdí toda esperanza, porque era inútil, demasiado tarde. Sentí como mi alma se desgarraba y en mi interior reinó el caos, mientras las personas de la habitación permanecían impasibles a mi sufrimiento. Aquello me superaba. Fingí que no me importaba; me alejé de la conversación y me ce…

Mi hermosa luz

Imagen
Aquella tarde en la que te conocí, cambiaste mi vida. Al principio te ignoré, hice como si no existieses, pero algo en ti llamó mi atención. Me acerqué, con grandes dudas, y descubrí que tú eras capaz de hacerme sentir seguro. Me enseñaste el valor de una sonrisa, la alegría de una mirada y el calor de la esperanza. Yo, un simple observador de la vida apenas interesado en vivirla, descubrí gracias a ti los colores del mundo. Aprendí a apreciar esos pequeños detalles que en otro tiempo menospreciaba. Me atreví a admirar a la gente y a tener ilusiones.
Me ayudaste a comprender quién era y quién quería ser. No te necesitaba más que a ti para ser feliz.

En aquella tarde te conocí, pero fue en otra, más oscura y temible, en la que te perdí. Gracias a ti me sentía completo, me habías dado el valor para rodearme de gente que me quería; yo también los quería a ellos. Por eso empezaba a pasar más tiempo a su lado, sin darme cuenta de que era tiempo que no pasaba contigo. Temí que la soledad te hi…