Y si solo...

Y si solo me atreviese a admitir lo que me atormenta algunas nostálgicas noches, si solo gritara esas palabras que, fugaces, cruzan mi mente; si solo me dejara de síes y solos… Esta llamada que nadie oirá es lo que ahora mismo suplican mis manos, mis ojos, este boli sobre el papel. “Escúchame”, quiero gritar, “siénteme, óyeme, mírame, tócame, háblame, explícame, ayúdame, abrázame, quiéreme, demuéstralo y sobre todo no me ignores”. Porque tras estas silenciosas palabras estoy yo. A veces desearía oír un gracias, sentirme útil y real. Aunque sé que mis sueños y fantasías son difíciles de lograr, absurdos para muchos. Y aquí sigo, esperando esas palabras de esperanza que siempre transmito pero pocas veces recibo de vuelta. Este mundo sería mucho más sencillo con una sonrisa. Soy egoísta por quejarme, y sin embargo estoy segura de que tan solo busco un mundo mejor, alegre y esperanzado...

Algún día…

Pero algún día queda muy lejos, debe ser ahora, debo esforzarme para que ese día llegue pronto y con satisfacción. Ese es el camino, ese es mi camino.

03/09/15


*Piensa que aunque tenía 15 años cuando escribí esto, lo escribí como reflexión literaria, no como forma de desahogarme; así que no debes tomarlo como mis sentimientos de forma literal ^^.

Más reflexiones de 2015...

Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Serpiente Emplumada: el Dios traidor

XIII Premio Jordi Sierra i Fabra

Jak and Daxter