¡¡Victoria!!

Victoria, conocida en la Grecia clásica como la diosa Nike (Νίκη) y en la Antigua Roma como Victoria, la diosa del triunfo.
En la actualidad, usualmente referida a la superioridad demostrada en una lucha al vencer a un rival, o al nombre femenino que llevaron personas como la mismísima Reina Victoria de Inglaterra.
Muchos han conocido la victoria, muchos la adoraron en el pasado y hoy en día está muy presente en nuestras vidas: victorias en concursos, victorias en partidos de fútbol, victorias por aprobar exámenes, victorias por encontrar trabajo…
Puedes ir al diccionario como hemos hecho nosotras y encontrar la definición de la palabra o escribir “victoria” en el buscador y encontrar mucho más de lo que hemos mencionado hasta ahora; pero hasta que todo lo que te rodea deja de ser importante y en tu mente solo se repite con un alivio indescriptible la palabra “victoria”, no descubres su verdadero significado.

No hay dos victorias iguales, cada una se consigue en un momento o lugar distintos o en unas circunstancias diferentes. Cada una tiene su propio significado para el que la vive y hoy, ahora, estamos aquí para intentar encontrar las palabras adecuadas para transmitir esa victoria que hace unos días llenó de felicidad nuestras vidas.

Victoria es esa sensación de inmensa alegría tras lograr lo imposible

Superar todos los no lo conseguirás consiguiéndolo

Esforzarse al máximo, no rendirse nunca y luchar con toda tu alma para darte cuenta de que no hay imposibles con dedicación

Dar el 150% de ti mismo, sufrir, desesperarte y no rendirte porque siempre habrá alguien a tu lado para levantarte cuando caigas, porque caerás innumerables veces

Teclear hasta el último segundo y descubrir que la victoria ya no es tan lejana, que ya la has alcanzado con ese punto y final, con esa espera mientras se imprime tu obra, con ese nerviosismo cuando hay un fallo en Correos y solo te queda una hora para enviar tu novela, con esa sonrisa compartida con tu mejor amiga


Lo hemos dado todo para poder participar en nuestro último año en el Premio Literario Jordi Sierra i Fabra. Nuestra motivación era ganar, quedar en listas y escribir para ver quién de las dos quedaba en mejor posición. Pero cuando conseguimos enviar el libro, nos olvidamos de esa motivación porque solo podíamos pensar en que ya estaba, después de todas las horas de sonrisas, lágrimas, iras de personajes, cappuccinos y descafeinados en la cafetería y una larguísima última noche de escritura, ya estaba. No importaba ganar, no importaba quedar de nada, no importaba que no hubiésemos tenido tiempo ni de revisar más que lo que podíamos mientras pasábamos lo que habíamos escrito en nuestras libretas (porque en algún momento nos pareció buena idea escribirlo a mano) a ordenador. Nada, solo importaba nuestra felicidad y que este era nuestro comienzo, quedáramos o no en las listas de honor del concurso. Porque estábamos, estamos, orgullosas de nuestro trabajo; aún hay mucho que pulir y posiblemente ese sea uno de los factores por los que no ganaremos el concurso. Pero es que a estas alturas el premio era participar, hacer lo imposible (porque era humanamente imposible). Ganar ganará alguien que sí haya tenido tiempo para corregir tonterías, erratas, cursivas… Ganar el concurso, claro. Un concurso que nos ha dado demasiado en estos cuatro años y con el que hemos descubierto que queremos seguir escribiendo más allá de concursos, publicaciones, editoriales y todo lo que sea.


Lo que tenga que venir, vendrá. Nosotras no dejaremos de esforzarnos para dar lo mejor que tenemos y romper unos cuantos imposibles.





Libreta utilizada por Sindy
Libreta utilizada por Rush









Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

  1. Victoria!! Hermosa motivación, me parece excelente el mensaje y la fe de haber participado en el concurso, tienen un largo camino y la creatividad de la mano con la varita mágica de las musas, adelante!!
    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Graciela!
      Queremos compartir nuestra motivación y nuestra victoria para que otras personas también puedan conseguir sus triunfos personales ^^.

      Un saludo!!

      Eliminar
    2. Hola, Graciela y ¡muchas gracias por tu comentario!
      Después de haber conseguido acabarlo nos ha quedado clarísimo que no hay absolutamente nada que sea imposible, y, como bien ha dicho Sindy, es algo que debemos compartir.
      ¡Un abrazo a ti también! Nunca olvides tus sueños :)

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!

Entradas populares de este blog

La Serpiente Emplumada: el Dios traidor

Jak and Daxter

XIII Premio Jordi Sierra i Fabra