La primera página del 2018

¡Muy buenas, amantes de la fantasía!

Como suele decirse, año nuevo, entrada nueva :). El 2018 llega con fuerza y con un montón de nuevas experiencias y sorpresas, pero ¡aquí seguimos en Tardes de Fantasía con tantas ganas de escribir como de costumbre! (Bueno, algunas veces más que otras, para qué negarlo). Por eso, aunque este año esté patas arribas, Sindy y yo seguiremos escribiendo y dejándonos llevar por la fantasía como hemos hecho siempre.

Y es que estoy de buen humor (creo que se me nota un poquito jeje). No sé por qué exactamente, pero es así. Quizá son mis propósitos para este año o, más bien, "mi único" propósito: ponerme realmente en serio con todo lo que sea importante para mí. Esto incluye, por supuestísimo, escribir, escribir y volver escribir (tanto como beben los peces), y otras cosas como los estudios (evidentemente) y el japonés (que también es importante para mí, aunque de forma distinta).

Pero no sé, creo que mi buen humor es por otra cosa. Porque, por muy mal que haya empezado el día (me convertí en un zombie después de las vacaciones), anima estar escribiendo por el puro placer de escribir. Y es que normalmente o no tengo ganas o no soy capaz de empezar. Como le dije a Sindy el otro día, para mí la parte más difícil de todo es el principio. No soy la única a la que le pasa, ¿verdad? Por eso, aunque no esté escribiendo un relato, ni un libro, ni cualquiera de mis proyectos, estoy feliz. Feliz de poder plasmar lo que pienso en esta entrada, feliz de poder dejarme llevar de nuevo por las palabras, feliz de recordar la paz que produce escribir. No hay nada mejor.

Sobre ese bloqueo del que hablé antes, el de no ser capaz de empezar, he decidido tratarlo como una enfermedad que hay que erradicar. Hasta lo he bautizado como "síndrome de la página en blanco" (si a alguien le recuerda a un anuncio de televisión, puede que lo haya usado para inspirarme(: ). Y soy consciente de que con los estudios y selectividad a la vuelta de la esquina (horror) es difícil, pero quiero proponerme, estáis vosotros como testigo, curarme de esta enfermedad que me impide avanzar. Me basta con algo de papel, boli y mi imaginación. Las ganas y la inspiración ya vendrán; no tengo tiempo para esperarlas, porque si lo hago perderé la oportunidad de empezar.

No dejes que algo tan estúpido como esto te detenga. Como me dijo Sindy, ¿en serio vas a tirar tu vida por la borda porque te cueste empezar? No, por supuesto que no. Y si a alguno de vosotros le pasa lo mismo, que se haga la misma pregunta que Sindy me hizo a mí.

Ahora es el momento de empezar; el tiempo vuela, y solo tú decides qué haces con él.






Si alguien quiere leer un artículo de opinión publicado en "El País" el 3 de enero de 2010 (me lo encontré por Twitter jeje), y ver hasta qué punto son importantes las historias en nuestras vidas, puede leerlo aquí.

¡Y que no pare la fantasía!:
❧ Libre

 
Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Serpiente Emplumada: el Dios traidor

Jak and Daxter

XIII Premio Jordi Sierra i Fabra