Sindy y Rush - Capítulo 4 (Parte 1/2)

Capítulo 4

Art.º 59 del Código Brujeril

Cualquier hecho o evento que se considere peligroso para el Mundo Brujeril deberá ser notificado a la ABI .

Esperamos a que uno de los brujos de la ABI nos atendiese. Yo, en pie, caminaba de un lado a otro, y Sindy, sentada en una silla, abrazaba con aire sobreprotector uno de los gruesos volúmenes que hallamos en el sótano. Al fin, un brujo de mediana edad, sin un solo pelo en la cabeza y gruesas gafas blancas sobre la nariz, salió a recibirnos.

Tras un saludo cordial, el brujo nos condujo a su amplio despacho y nos invitó a sentarnos. Nos saltamos las formalidades y fuimos directamente al grano. Según aquel libro, la llamada “ramitatosis”, una enfermedad de las plantas, se estaba extendiendo. La trataba como algo realmente peligroso, que se debía combatir antes de que fuese demasiado tarde. Aquella enfermedad hacía que las hojas de las plantas se cubriesen con pústulas naranjas y, aunque parecía inofensiva, el libro la denominaba epidemia.

Ramitatosis

Contamos todo lo que sabíamos e incluso enseñamos el volumen, escrito a mano, al brujo. Este nos observó por encima de sus gafas de pasta, al tiempo que subía una de sus pobladas cejas.

―¿Eso es todo? ―Nos preguntó con tono aburrido.

Sindy y yo intercambiamos una breve mirada, sin saber qué responder. El brujo suspiró y se recostó en su cómoda butaca.

―La ABI no está para tratar absurdas enfermedades de plantas, niñas.

Vaya, así que ese era el problema: que éramos unas niñas. Aquello no me gustó nada y, por la tensión que advertí de pronto en los brazos de Sindy, a ella tampoco. ¿Pero quién se creía que era para tratarnos así? Sentí la necesidad imperiosa de sacar la varita del bolsillo trasero de mis vaqueros y darle una lección con mi magia, pero me contuve. Para empezar, no serviría de nada; yo apenas dominaba mis poderes y el brujo debía ser muy poderoso si formaba parte de la grandiosa ABI. Y para seguir, estaba dispuesta a no darle la satisfacción de perder la compostura, ya que eso solo le daría la razón. Por tanto, permanecí en mi silla, con la misma expresión serena, demostrando madurez.

―¿No pertenecéis al club de botánica? ―No aguardó respuesta antes de continuar―. Habladlo con ellos, entonces, y no me hagáis perder el tiempo con tonterías. Buenas tardes ―terminó con una sonrisa, señalando la puerta con la mano.

Sindy y yo nos quedamos un instante inmóviles, sin poder creernos lo mal que nos había tratado.

―¿En serio? ―Salté yo, sintiéndome a punto de gritar―. ¿Eso es todo? Pues lo siento mucho, pero todavía no he terminado. Tenemos derecho a que nos escuchen, ¡no somos unas niñas!

Bien, había perdido la compostura; al menos había durado más de lo que me esperaba. Sin darme cuenta, mientras hablaba había ido elevando el tono de mi voz, y al pronunciar la palabra “niñas” ya estaba soltando chillidos extremadamente agudos. Como me esperaba, aquello dio la razón al brujo, que, no conformándose con una, subió las dos cejas.

―Qué curioso, pues sí que parecéis unas niñas ―se mofó, esbozando una sonrisa burlona.

Aquello me enfureció todavía más. Como había pensado antes, saqué la varita mientras gritaba, pero no llegué a lanzar ningún hechizo. Sindy, después de recobrarse de la impresión inicial, me detuvo y me sacó de la habitación como pudo, mientras yo, completamente fuera de mí, seguía insultando al brujo, que me miraba con expresión de burla, sin inmutarse ni un ápice.


―Prométeme que no volverás a hacer eso otra vez ―pidió Sindy, una vez fuera del edificio de la ABI.

―Lo prometo; no sé qué me ha pasado ―contesté, mucho más calmada.

Ahora que volvía a ser yo misma, me avergoncé por lo que había hecho, aunque, cada vez que recordaba aquel rostro, con una media sonrisa y las cejas tan altas que llegaban al inicio de su larga y sedosa melena (¡ay, no! Que no tenía pelo), el calor de la ira volvía a ascender desde lo más profundo de mi ser, exagerando un poco.

―Pero tendrías que haberme dejado, se merecía lo que fuera que le hubiera hecho.

―Rush ―dijo muy seriamente mi amiga―, podrías haber ido a la cárcel. El artículo nº77 del Código Brujeril deja muy claro que cualquier agresión a un funcionario de la ABI está castigada con la entrada a prisión.

―Si le he hecho gracia ―repliqué, con una carcajada amarga.

Suspiré tristemente. No podía dejar de pensar en nuestro primer día en el Mundo Brujeril, en cómo nos habían tratado… Entonces también nos trataron como a unas niñas inocentes y con mucha imaginación. Aunque reconozco que no es fácil de creer que un encerado estuviese a punto de matarnos, la idea de que lo hiciese por su propia cuenta es más difícil aún. Sindy y yo sostuvimos que alguien había intentado acabar con nosotras, hechizando el encerado. Pero en la ABI no nos creyeron, como si la sola idea de intentar quitarse de en medio a unas niñitas fuese un disparate, fruto de nuestra mente.

Pero no valía la pena amargarse con esos recuerdos.

―Bueno ―comencé, con ánimos renovados y dispuesta a olvidarme de lo ocurrido, al menos por el momento―, ¿qué hacemos ahora?

―Ir al club de botánica. Con un poco de suerte, nos tomarán más en serio.



Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Antes de nada... Quiero más!!! No puede quedar así, quiero saber como continúa y que les contestan los de botánica jajaja.
    Me gusta mucho la reacción de Rush. Intenta contenerse pero imposible. Es tan yo xD Suerte que Sindy pone la parte racional jajaja.
    Muy buena entrada, si Señor :D

    Besitos!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muy pronto podrás saber cómo continúa la historia (y te puedo adelantar que ahora es cuando empieza a ponerse interesante ^^).
      Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que Rush es... muy Rush jaja, le da un toque único a la historia.

      Esperamos que sigas disfrutando de nuestras palabras, un saludo!!

      Eliminar
  2. Hola chicas! Me encanta el ritmo que le dan, siento que voy con un traveling como en el cine siguiendo el guión... Creativas y dinámicas, espero siga esta obra, las felicito!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Nos alegramos mucho de que sigas leyendo la historia ^^ y muchas gracias por tu comentario. Intentaremos seguir dando lo mejor de nosotras en cada capítulo.

      Besos y un saludo!!

      Eliminar
  3. Hola!!!

    Pero que genial escriben, la verdad es que lo hacen muy entretenido y fresco, siempre nos dejan con ganas de mas, espero el próximo capitulo con ansias. Por cierto me gusta como se complementa las protagonistas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Katrina!
      Muchas gracias por tus palabras ^^. Lo cierto es que Sindy no podría ser ella sin Rush y Rush tampoco sin Sindy; Sindy no demostraría su potencial y Rush provocaría bastantes explosiones jaja.
      Espero que sigas disfrutando la historia como hasta ahora.

      Un saludo!!

      Eliminar
  4. Hey que tal? Tu escribes esto!? Esta hermoso!
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, y por tu bonito comentario :3
    Saludos, Max.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Esta parte la ha escrito Rush H, pero es una historia que escribimos las dos ^^. Muchas gracias a ti por leernos y es un placer pasarme por tu blog, porque, como ya te dije, me parece diferente y muy interesante :).

      Nos leemos, un saludo!!

      Eliminar
  5. Holaaaa!
    Oi, oi, oi... tengo que volver con más tiempo y leerme todos los capítulos!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lit!
      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y tener el detalle de comentar ^^.
      Me encantaría que pudieses leerte todos los capítulos y nos dieses tu opinión :).

      Un saludo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!

Entradas populares de este blog

¡Seamos Escritores! - Iniciativa

Jak and Daxter

El Gremio de los Escritores