Sindy y Rush - Capítulo 1

logotipo (2).png
Capítulo 1


Se podría decir que esta historia comenzó cuando conocí a Rush, pero lo más apropiado sería empezar por cuando nos convertimos en brujas.

Tendríamos unos once años y nuestra vida todavía era normal. Nos sentábamos prácticamente al lado, solo separadas por Nick, y a pesar de nuestras diferencias, enseguida congeniamos. Pero la vida, el destino o como queráis llamarlo, yo me decantaría por la magia, no quiso que creciésemos como niñas normales, no quiso que lo fuésemos.

En realidad, descubrir que eres bruja no debería ser tan malo, excepto que lo descubras de un modo realmente terrible. Creo recordar que era principios de otoño, porque el calor aún se notaba en el ambiente. Rush y yo nos sentábamos al final de la clase y la profesora nos llamó para que corrigiésemos unos ejercicios en el encerado. Ya noté algo insólito al levantarme, un fugaz presentimiento que me pedía a gritos que no corrigiese aquella cuenta de matemáticas. No sé qué habría sucedido si aquel día la profesora no nos hubiese escogido a nosotras. Tal vez no seríamos brujas, tal vez no podríamos descubrir nuestra verdadera historia.

Pero de nada sirve pensar en lo que podría haber sido porque nunca llegará a serlo, lo mejor es afrontar lo que se nos presente y tratar de poner buena cara. Aunque ya digo que en nuestro caso fue un poco difícil.

Nos miramos un instante, no sé si Rush sentía lo mismo que yo, tampoco influyó. Fuimos hacia el pasillo central, que dividía la clase en dos grupos de mesas, para llegar al encerado. Cada paso que di a partir de ese momento resuena en mi cabeza como una cuenta atrás. Un paso, y sentí un repentino y feroz viento golpear la ventana. Dos pasos, y el silencio se hizo en la clase. Tres pasos, y el reloj de la pared se detuvo. Rush también lo notó. Contemplamos a nuestros compañeros, a nuestra profesora, pero ellos no nos correspondieron; parecían petrificados, congelados en el tiempo. Rush y yo estábamos asustadas, no comprendíamos por qué el mundo se había detenido dejándonos a nosotras de lado. Porque se mire por donde se mire era injusto que todos compartiesen esos instantes de parálisis menos nosotras. También está la visión de "oh, qué maravillosa oportunidad, todo está quieto menos yo, puedo hacer lo que quiera".

Os aseguro que en ese momento no estábamos para saltar de alegría. Todo se había detenido, pero había algo más, algo oscuro y amenazante que no podíamos comprender. Estábamos juntas en aquello, solo eso bastaba para apoyarnos y darnos valor. Intentamos de nuevo, en vano, entender aquella extraña situación que nos excluía, o que los excluía a ellos. Rush se hartó de permanecer allí parada y trató de preguntar:

—¿Qué...?

Sin embargo, cuando estaba a punto de oír su voz y escuchar aquella pregunta que ambas teníamos en mente, un desagradable chirrido captó nuestra atención. Provenía del encerado, como si tratase de salir de sus ganchos. Y el encerado tembló; retrocedimos un paso por instinto. La pizarra continuaba vibrando y nosotras no podíamos más que observar lo que sucedía sin entender nada.

Solo tuvimos algo claro en todo lo que ocurrió en ese insólito instante perdido en el tiempo; aquello no era buena señal. Cuando lo comprendimos ya era demasiado tarde. El encerado se desenganchó con brusquedad y se abalanzó encima nuestra. No nos dio tiempo a reaccionar, nos aplastó primero contra el fondo de la clase y luego contra el suelo, sin piedad.

Me atrevería a decir que la gente suele morir después de que un encerado lo golpee con tanta violencia. Ahí empezó la diferencia entre nosotras y el resto de la gente; que nosotras sí sobrevivimos.

Permanecimos varios minutos inconscientes y, cuando abrimos de nuevo los ojos, el encerado reposaba en su sitio. El único rastro de todo lo sucedido eran los pinchazos en la cabeza, porque por algún extraño motivo no llegamos a sangrar; y claro, también estaba el tema del tiempo, que seguía congelado. Rush se levantó poco después de mí, reflejando en su mirada mi misma perplejidad. Avanzamos hacia el pasillo de entre las mesas y, de repente, todo volvió a fluir como antes; las charlas regresaron, la mirada de la profesora recuperó su vida y nosotras seguimos caminando hacia el encerado. No negaré que antes de escribir sobre él lo miré con recelo.

Todo parecía normal, así que nosotras nos dejamos llevar por la corriente, como si nunca nos hubiese aplastado un encerado, lo que empezábamos a dudar. Pero cuando todo señalaba el incidente como una posible alucinación, la magia, de nuevo, quiso demostrarnos que formaba parte de nuestras vidas desde mucho antes de haber nacido.

Y es aquí donde realmente empieza nuestra historia.


Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

  1. Me gustó mucho la narración y un inicio muy curioso! Mucha suerte con los siguientes escritos <3
    "Rush y yo estábamos asustadas, no comprendíamos por qué el mundo se había detenido dejándonos a nosotras de lado. Porque se mire por donde se mire era injusto que todos compartiesen esos instantes de parálisis menos nosotras." No se pero me dio un poquito de risa la reacción xD.
    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar y por tus palabras!
      Veo que has notado que Sindy (y también lo notarás con Rush) tiene su propia forma de ver el mundo jaja. El inicio lo dejamos tal y como se nos ocurrió hace unos años, supongo que por eso quedó tan... original :)
      Pronto sabrás más de Sindy y Rush.
      Nos leemos y un saludo!!

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo!
      Me alegro de que te haya gustado. Sindy y Rush es una historia fantástica, pero además también intentamos que sea algo cómica :D
      Hasta pronto,
      Rush.

      Eliminar
  2. Hola.
    Me ha gustado mucho la narración y la forma de pensar de Sindy. Ya quiero saber más.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, muchas gracias por tu comentario! Gracias también por desearnos suerte, nos anima mucho a continuar. Hoy hemos avanzado bastante con la trama, así que parece que la historia marcha bien.
      Si te ha gustado la forma de pensar de Sindy, seguro que la de Rush te sorprende :)
      Un saludo y nos vemos por aquí!!

      Eliminar
  3. ¡Woow me parece un muy buen comienzo, ya que se ve muy entretenido!.Lo apuntare para leerlo :). -Saludoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por seguirnos y por comentar ^^.
      Será genial tenerte entre nosotros.
      Por ahora tenemos un poco parado el proyecto de "Sindy y Rush, descubriendo a dos brujas" (para poder centrarnos en "La Aurora de los lobos"), pero tienes hasta el capítulo 4 y seguro que muy pronto continuaremos subiendo más capítulos, que escritos están jaja :).

      Un saludo!!

      Eliminar
    2. ¡Hola y muchas gracias otra vez!
      Nos hace muy felices recibir comentarios de personas que hacía tiempo que no comentaban ^^, es como que sientes que siguen ahí.

      Nos leemos y un saludo!!

      Eliminar
    3. ¡Hola de nuevo!
      Quería añadir que, supongo que a ti te pasará lo mismo, los que todavía tenemos blogs pequeños guardamos en el corazón cada comentario que recibimos y recordamos a todas las personas que nos han comentado :).

      Un saludo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!

Entradas populares de este blog

¡Seamos Escritores! - Iniciativa

Jak and Daxter

El Gremio de los Escritores