Mar de lendas

¡¡Feliz domingo, fantasiófilxs!!

Ayer fui a la playa, supongo que por última vez este año, y allí sentada, en la orilla, me puse a escribir un textillo de prosa poética (o podéis llamarlo un poema, directamente, aunque esté en prosa). Os pongo la versión original en gallego y la traducción (he de decir que he tenido suerte con las rimas, y que me ha quedado muy fiel al original, así que perfecto, porque no lo escribí pensando en cómo iba a traducirlo). La foto no es de ayer, pero sí de este verano (y se la debo a mi hermana, por cierto :D).

¡¡Espero que os guste!!




Orixinal en galego:



O canto das gaivotas trae o mar á terra. Recordos de ondas bravas, as chamadas das baleas. Traen memorias de mariñeiros, navíos perdidos nas mareas. Buguinas enroscadas, cunchas soterradas na area.

Cantos castelos haberá agochados nestas profundas augas galegas? Cantos reinos mariños, fogares das sereas? E cantos tesouros de barcos naufragados por mor da tormenta? Agora todas esas xoias, só os peixes saben delas.

Luces dos faros, a lúa e as estrelas; a noite pinta sombras, escuridade e tebras. Furiosa tempestade, que coroas de escuma as pedras. Furiosa tempestade, ti que moves as ondas con violencia. Esas mesmas ondas que só traen calma cando o vento non as leva, e que lamben con agarimo as praias cando de ti, tempestade, xa non se lembran.

Quen vexa o noso mar, namorado queda. Das súas augas de diamante e a súa misteriosa beleza. Das súas costas infinitas, salpicadas de bateas. Do lugar no que o sol se afunde e o mundo recibe a súa derradeira sentenza.

Si, o canto das gaivotas trae o mar á terra. Pero nada como estar no mar para vivir as súas lendas.




Traducción a castellano:



El canto de las gaviotas trae el mar a la tierra. Recuerdos de olas bravas, las llamadas de las ballenas. Traen memorias de marineros, navíos perdidos en las mareas. Caracolas enrolladas, conchas enterradas en la arena.

¿Cuántos castillos habrá ocultos en estas profundas aguas gallegas? ¿Cuántos reinos marinos, hogares de las sirenas? ¿Y cuántos tesoros de barcos naufragados a causa de la tormenta? Ahora todas esas joyas, solo los peces saben de ellas.

Luces de los faros, la luna y las estrellas; la noche pinta sombras, oscuridad y tinieblas. Furiosa tempestad, que coronas de espuma las piedras. Furiosa tempestad, tú que mueves las olas con violencia. Esas mismas olas que solo traen clama cuando el viento no las lleva, y que lamen con cariño las playas cuando de ti, tempestad, ya no se acuerdan.

Quien vea nuestro mar, enamorado queda. De sus aguas de diamante y su misteriosa belleza. De sus costas infinitas, salpicadas de bateas. Del lugar en el que el sol se hunde y el mundo recibe su última sentencia.

Sí, el canto de las gaviotas trae el mar a la tierra. Pero nada como estar en el mar para vivir sus leyendas.



#Entrada 2/50

 


Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...

Comentarios

  1. Aii, que bonito che quedou, quédome coa última frase que me parece preciosa ❤.

    Un bico!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios nos dan alas y las alas nos hacen volar. Y allí, volando, escribimos para que tú también puedas desplegar tus alas 🌌

Entradas populares de este blog

Amenceres

Atardeceres

Agua para los Dioses ~ Escena 1ª