3 de junio de 2017

Al mal tiempo, buena cara

¡Hola de nuevo, lectores!
Hay momentos en la vida en que parece que el mundo entero se desmorona, y que lo único que queda es un agujero de dolor muy hondo dentro de ti. ¿Conocéis esa sensación? Seguro que alguna vez lo habéis sentido, y es que es normal. Supongo que muchos estaréis pensando que esta entrada será triste y lúgubre, que solo escribo estas palabras para desahogarme y que seré muy pesimista por ello. Nada más lejos de la realidad. Si escribo esto es porque hay que poner al mal tiempo buena cara, y que si pasas por un momento de gran desesperación, la vida te lo compensará con felicidad. Así pues, esta entrada va dedicada a los tristes, para que sepan olvidar el himno de la soledad con una sonrisa.

Lo primero que conviene saber es que de todo lo malo siempre se puede sacar algo bueno (por muy difícil que parezca). Porque al estar sumido en la más profunda oscuridad, cualquier mínimo destello de luz brilla como un faro en el mar. Así que debemos centrarnos en ese destello, y en cómo encontrarlo.

Os dejo un enlace a una página donde encontré el relato que leímos hace años en clase de lengua castellana (es una historia cortita), y que tiene mucho que ver con esto: http://www.laventanita.net/noticia.asp?idn=106. Espero que lo leáis, merece la pena.

Pues bien, lo que yo os propongo es algo parecido, aunque centrado únicamente en los momentos de tristeza, para encontrar esa lucecita de felicidad que se esconde en ellos. Podéis, como en el relato, escribir vuestro problema en algo que se borre (no tiene por que ser en arena, evidentemente, pero podéis escribirlo en un papel y romperlo, por ejemplo), aunque no es del todo necesario. Yo me centraré en otra cosa, y es que consigáis la fuerza de voluntad necesaria para dejar de lado vuestras penas por un momento, lo necesario para escribir una única frase. Se trata de que sea una frase optimista, alegre, que consiga arrancaros una sonrisa. Si lo lográis, significará que habéis sido capaces de encontrar esa luz y plasmarla en un papel a través de las palabras. Y es que, como ya sabéis, en este blog creemos firmemente en la fuerza y la magia de las palabras, que, del mismo modo que tienen el poder de causar ese mal tan profundo, también tienen la capacidad de curarlo.

Y, por último, refugiaos en los amigos (en los de verdad). Tanto si habéis escrito la frase como si no, un buen amigo es el mejor remedio para cualquier mal y el tesoro más valioso que existe en este mundo.

Espero que no paséis por esta clase de situaciones, pero que, si lo hacéis, os haya servido mi consejo. Porque los más oscuros momentos acaban convirtiéndose en una pequeña sombra en un rincón de la memoria, siempre y cuando vivamos al máximo los momentos felices.

Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...
Share:

2 comentarios:

  1. Querida Rush...
    No puedo evitar sentir que esta entrada va dedicada a mí jaja, no por lo de "los tristes" (que yo soy lo opuesto), sino por los mensajes que me encuentro (¿intencionados?): Himno de la soledad (Anthem of the lonely <3), el relato que leímos en clase hace años, escribir frases optimistas...
    Y la frase de Dumbledore, por otro lado, es un toque muy tuyo ^^

    Todos deberíamos guardar este precioso mensaje en nuestros corazones. Y aprovecho para decir que siempre que me encuentro una frasecilla de esas dándome ánimos y ni siquiera recuerdo haberla escrito, se me escapa una sonrisa.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sindy!
      Veo que has encontrado mis mensajitos jejeje. Sí, son intencionados (ya sabes que me gusta poner algún detallito dedicado especialmente a ti en mis entradas ;D). Y, la verdad, lo de poner el relato no lo tenía planeado, simplemente se me ocurrió mientras escribía jajaja.
      Solo una cosa más: qué opinas ahora de que últimamente solo escribo cosas deprimentes? :)
      Un beso!!!

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!